icon
icon
icon




La Miel y Propiedades

Un Regalo de la Naturaleza


Aunque para muchos países occidentales la miel es un simple edulcorante sustitutivo del azúcar, para otros es considerada como un auténtico medicamento utilizado en múltiples afecciones.

En el intrincado y fascinante mundo de los alimentos la miel posee un lugar privilegiado. Un alimento natural, que no puede contener ningún tipo de aditivo, con importantes propiedades nutricionales y terapéuticas y características sensoriales atractivas. La Miel es uno de los grandes placeres de los sentidos y uno de los alimentos mas deseados por los hombres de la antigüedad. Entre las propiedades de la miel podemos citar las energéticas y nutritivas,  incrementa la resistencia y favorece la recuperación en esfuerzos reiterados y prolongados.Es un producto complejo, rico en azucares, vitaminas y minerales. Contiene 181 sustancias diferentes, su principal aporte son los hidratos de carbono, aunque también contiene prótidos, lípidos, sales, fósforo, hierro, potasio, calcio y vitaminas (A, E, C, B6 y B12). Las virtudes terapeuticas de la miel son incuestionables. Posee propiedades antibióticas,antisépticas y cicatrizantes, siendo muy útil en casos de quemaduras, llagas y heridas. Su actividad antianémica, es muy notable por el aumento de la hemoglobina en la sangre. Facilita la asimilación y digestión de alimentos. Tiene efectos diuréticos y sedantes, así como contra el reumatismo y estreñimiento. No podemos dejar de considerar sus efectos terapéuticos sobre la tos, bronquitis, resfriados, etc. La Miel es un poderoso expectorante, suavizante de la garganta y vías respiratorias. La miel no debe ser consumida por lactantes hasta cumplir un año de vida y siempre después de ser consultado con su medico pediatra. En adultos se debe también consultar con el médico si se esta en presencia de pacientes alérgicos y diabéticos. La Miel mejora la asimilación del calcio y aumenta los glóbulos rojos, siendo recomendable para estados de crecimiento, anemias, fracturas, menopausia, osteoporosis, etc. Mejora la secreción de jugos gástricos y estimula el peristaltismo (de allí su blanda acción laxante). Por otra parte sus enzimas aumentan el poder digestivo, evitan fermentaciones y controlan la flora bacteriana del tubo digestivo. La miel ayuda a la cicatrización de úlceras, debiéndosela ingerir en ayunas y bien ensalivada. También es un excelente protector hepático.Su dosificación es muy variable y depende de muchos factores, pero siempre se aconseja ingerirla a temperatura ambiente para gozar de sus numerosos beneficios. Cuando es calentada en preparaciones culinarias (dulces, tortas, etc.) pierde muchos componentes vitales, aunque siempre resulte preferible al azúcar refinado. Usada para endulzar líquidos calientes, su deterioro es mínimo, aconsejándose incorporarla sólo un instante antes de la ingestión.


productos naturales el herbolario